Pedir y no cumplir, es lo que permite dirigir